Síntomas y nuevos tratamientos para el VIH en mujeres

Categoria: Archivo Sin categoría
Tag: #Salud #Salud VIH Mujer #VIH Es
Condividi:

El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) es una enfermedad infecciosa que afecta a millones de personas en todo el mundo, pero a menudo se olvida que la enfermedad también afecta a las mujeres. El VIH tiene un impacto particularmente fuerte en la salud reproductiva de las mujeres, con posibles implicaciones para la fertilidad, el embarazo y la salud del recién nacido.

Las mujeres representan casi la mitad de las personas que viven con VIH en el mundo. En algunas partes del África subsahariana, el VIH es la principal causa de muerte entre las mujeres en edad reproductiva. Entre los diagnósticos femeninos, dos tercios de los casos se referían a mujeres de entre 30 y 49 años, casi siempre (92%) heterosexuales. En el 54% de los casos, estas mujeres descubrieron la infección por VIH más tarde. Específicamente, las mujeres de entre 40 y 50 años tenían entre tres y cuatro veces más probabilidades que las niñas más jóvenes de recibir un diagnóstico tardío.

La transmisión del VIH entre mujeres puede ocurrir a través de relaciones sexuales sin protección, contacto de sangre infectada con la piel o las membranas mucosas, compartir agujas de inyección contaminadas o transmisión de madre a hijo durante el embarazo, el parto o la alimentación. Sin embargo, las mujeres tienen menos probabilidades de transmitir el VIH a través de las relaciones sexuales que a través del sexo heterosexual.

Las mujeres que viven con el VIH también pueden verse afectadas por muchos otros factores de riesgo para la salud reproductiva, como la desnutrición, la inseguridad alimentaria, la pobreza y el acceso limitado a los servicios de salud.

El VIH puede tener un impacto importante en la salud reproductiva de las mujeres . Las mujeres con infección por VIH pueden desarrollar infecciones ginecológicas como candidiasis vaginal o vaginosis bacteriana, que pueden dificultar la concepción y el mantenimiento de un embarazo. Una mujer que vive con VIH puede transmitirle el virus a su hijo durante el embarazo, el parto y la lactancia. El virus puede transmitirse a través de la placenta o durante el parto por contacto con secreciones, sangre materna o leche materna.

La prueba del VIH antes o durante el embarazo es importante para que, si se produce una infección, se pueda iniciar un tratamiento para prevenir o limitar la propagación del virus.

Además, las mujeres que viven con VIH tienen un mayor riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual (ITS), como clamidia, gonorrea y sífilis, que pueden aumentar el riesgo de infertilidad y otros problemas reproductivos.

Las mujeres embarazadas con infección por VIH también pueden tener un mayor riesgo de sufrir complicaciones en el embarazo, como insuficiencia placentaria y parto prematuro . Además, en ausencia de terapia antirretroviral, el riesgo de transmitir el virus de una persona infectada a un recién nacido durante el embarazo, el parto o la lactancia puede ser considerable. Alrededor del 25-35% de los bebés pueden infectarse al nacer si la madre infectada no recibe tratamiento, y otro 10-15% si son amamantados.

Tratar a las mujeres infectadas con medicamentos contra el VIH puede reducir significativamente el riesgo de transmisión.

Sin embargo, gracias al diagnóstico temprano y a los avances en la terapia antirretroviral, las mujeres que viven con el VIH pueden tener más posibilidades de tener un bebé sano y un embarazo exitoso.

Las mujeres que viven con el VIH también pueden enfrentar problemas sociales y culturales que pueden afectar su salud reproductiva y su capacidad para acceder a la atención médica que necesitan. En muchas partes del mundo, las mujeres que viven con el VIH pueden verse marginadas o estigmatizadas, lo que puede dificultar el acceso a la atención sanitaria.

Además, muchas mujeres que viven con VIH enfrentan problemas de género, como agresión sexual y violencia doméstica, que pueden aumentar el riesgo de infección y complicar el manejo del VIH.

Para garantizar una salud reproductiva adecuada a las mujeres que viven con el VIH, es necesario garantizar una amplia gama de servicios de salud, como pruebas del VIH y tratamiento antirretroviral, servicios de prevención de infecciones de transmisión sexual, opciones de fertilidad y anticonceptivos, embarazo y prevención de la transmisión del VIH a las mujeres. niño.

Además, es importante abordar las causas subyacentes de la transmisión del VIH entre las mujeres, como la pobreza, la exclusión social y la discriminación, e implementar programas de prevención y sensibilización para concienciar a las mujeres sobre las causas subyacentes del VIH.

En general, las mujeres que viven con el VIH necesitan atención sanitaria adecuada no sólo para garantizar su salud personal, sino también para proteger la salud reproductiva de las generaciones futuras.

Publicato: 2023-04-15Da: Luca

Potrebbe interessarti